Según psicólogos de Harvard, los padres que educan a los niños buenos hacen estas 5 cosas

5 septiembre, 2017
FUENTE: curiousmindmagazine.com

Los tiempos han cambiado mucho y con nuevos tiempos vienen nuevos hábitos, conjuntos de comportamientos y actitudes que parecen muy diferentes de los que estábamos acostumbrados a cuando éramos niños.

Las generaciones de hoy están todas orientadas hacia arriba con la tecnología más reciente que parece distraerlos de la necesidad de salir y jugar, socializar de la manera que solíamos o simplemente pasar el tiempo divirtiéndose.

Todos estos cambios han traído un gran desafío a los padres que, si le preguntas a un niño, no tuvieron la suerte de tener los beneficios de la tecnología moderna de hoy.

Los desafíos varían de muchas maneras, pero lo principal es que los padres de hoy aumentan a sus hijos de manera más diferente de lo que se planteó y el resultado de la atención de los padres es el mayor desafío.

¿Mi hijo aprenderá a ser una persona completa, el que empuja hacia adelante y una persona con buenos modales, que pueda unirse y comunicarse con los demás libre y abiertamente?

Cada padre hace las mismas preguntas: ¿Me estoy perdiendo algo? ¿Estoy haciendo todo bien? ¿Mi hijo tendrá éxito en la vida?

Los psicólogos de la Universidad de Harvard han pensado en las mismas preguntas y han encontrado que hay varios elementos que siguen siendo muy importantes y básicos para la infancia de cada niño. La clave para educar a un niño bien ajustado en estos tiempos cambiantes no es tan complicado como usted puede pensar.

ESTOS SON LOS 5 SECRETOS PARA CREAR UN BUEN NIÑO, SEGÚN LOS PSICÓLOGOS DE HARVARD

1. GASTANDO TIEMPO DE CALIDAD CON SUS HIJOS

No es suficiente sólo para estar físicamente alrededor de su hijo – usted necesita estar con ellos por completo. Esto significa que ninguna consola Xbox o nuevo iPhone puede reemplazar la unión que el niño realmente necesita. Al comunicarse con ellos abiertamente, escuchando atentamente y haciendo las cosas que les gusta juntos, su hijo no sólo lo amará más, sino que también aprenderá a ser una persona considerada y cuidadosa, y recordar su infancia una experiencia positiva.

Este es el fundamento de todo. Su hijo preferiría mucho (sobre todo) tener una persona real con la que hablar y compartir ideas y experiencias con ellos, aunque no parezcan conscientes de ello.

Pregúnteles cómo era su día, escuche cuidadosamente y discuta los dilemas que pueden tener en su cabeza – tenga cuidado de no dogmatizar las lecciones de sus experiencias sin embargo, necesitan experimentar estas cosas a través de su propia perspectiva. Hablaremos de esto más adelante en este artículo.

Vea cuáles son sus cosas favoritas y trate de aprender de ellos cómo jugar los juegos que les gusta – que disfrutaría de compartir su “diversión” con usted!

Lea un libro antes de acostarse (o hacerlo juntos durante el día si están de humor para ello). Sólo estar alrededor de ellos completamente y reconocer sus emociones.

Hablando practicamente:

  • Dedicar algún tiempo de su día para jugar sus juegos favoritos con ellos;
  • Lea una historia para acostarse y disfrute de toda la historia con ellos;
  • Hágales preguntas sobre su día, incluya preguntas como:
  • ¿Cuál fue la mejor parte de su día? ¿La parte más dificil?
  • ¿Qué es algo que alguien hizo por ti hoy? ¿Qué es algo que hiciste bien?
  • ¿Qué aprendiste hoy en la escuela o fuera de la escuela?

2. DEJE A SUS NIÑOS VER UN FUERTE MODELO DE PAPEL MORAL Y MENTOR EN YOU

Los niños aprenden más de su entorno, especialmente a una edad más temprana. Lo que haces es lo que se convertirán. Es por eso que siempre debe prestar mucha atención a sus modales y acciones y estar listo para admitir faltas y errores. Muestre a su hijo que le importa y que está listo para aceptar sus faltas y trabajar en ellas.

El resultado que deseas ver en tu hijo proviene del esfuerzo que has puesto en ti mismo en éste. Practique la justicia, la honestidad y el cuidado de sí mismo. Esta imagen le enseñará a su hijo a hacer los mismos hábitos. La clave de todo esto es hablar de estas cosas con su hijo.

Reconocer sus errores, especialmente aquellos que involucran a su hijo en ellos, y hablar abiertamente acerca de estas cosas.

El objetivo es mostrarle a su hijo buenos modales, humildad y honestidad. Con eso se sentirán mucho más consolados y alentados a buscar un resultado positivo en sus problemas.

Su hijo se verá a usted sólo si usted gana su confianza y respeto. Lograr esto es mostrarle a su hijo que usted es tan humano como usted puede ser, y que viene con fallas también.

Hablando practicamente:

  • Admitir sus errores, pedir disculpas y mostrar que desea compensar por ellos y el plan para evitar que la próxima vez.
  • Dígale a su niño cómo planea evitar ese error y lo que aprendió de él.
  • Tómese el tiempo para sí mismo y re-energizar a sí mismo durante ese tiempo. Necesitará esa energía para estar más atento y cuidar con los demás.

3. ENSEÑE A SU NIÑO PARA CUIDAR A OTROS Y AJUSTE ALTAS EXPECTATIVAS ÉTICAS

Su hijo necesita socializar y relacionarse con los demás de la manera correcta. Cuidar la felicidad de otros y evitar el egoísmo puede traer muchos beneficios al futuro de su hijo.

Como dicen los resultados de Harvard, “Es muy importante que los niños escuchen de sus padres y cuidadores que preocuparse por los demás es una prioridad y que es tan importante como su propia felicidad.

Aunque la mayoría de los padres y los cuidadores dicen que sus hijos están cuidando es una prioridad, a menudo los niños no están escuchando ese mensaje “.

Esto viene con la celebración de sus hijos a las altas expectativas éticas. Esté listo para honrar sus compromisos. Enséñeles a hacer lo correcto incluso cuando es difícil y ser un modelo a seguir para esto. Es simple: necesitas justificar todo lo que les digas con tus acciones.

Responsabilidades y obligaciones son algo que siempre necesita recordar a su hijo. Vienen en todas las formas incluso desde temprana edad: tareas, responsabilidades escolares, modales, amigos y promesas.

Asegúrese de recordarles que no están solos y que otros tienen expectativas de ellos que necesitan estar listos para cumplir, porque pueden.

Hablando practicamente:

  • Cambiar el mensaje que usted los envía diariamente de “lo más importante es que usted es feliz” a “la cosa más importante es que usted es bueno y usted es feliz.”
  • Anime a su hijo a “resolverlo” antes de decidir si deben abandonar un equipo deportivo, una banda o una amistad. Pídales que consideren las consecuencias que su acción puede tener sobre los demás y animarlos a resolver el problema antes de abandonarlo.

4. ENCUENTRE A LOS NIÑOS PARA PRACTICAR APRECIACIÓN Y GRATITUD

Un niño que no es estropeado es un niño que reconoce los roles de los demás en su vida de una manera saludable. Este reconocimiento viene con aprecio por las personas que contribuyen a sus vidas.

La gratitud es un camino de dos vías con efectos maravillosos. Las personas que practican la gratitud de manera regular son más propensas a ser útiles, generosas, compasivas y perdonadoras. También es más probable que sean felices y saludables.

Deja que tu hábito comience aprendiendo de tus acciones. Esté listo para mostrar gratitud por algo agradable que hacen por usted – ¡pero tenga cuidado!

Demuestre mucha gratitud por las cosas que se supone que deben hacer para estropearlas! Como dicen los psicólogos de Harvard, “responsabilidades reales”.

“Esperen que los niños ayuden rutinariamente, por ejemplo, las tareas domésticas y los hermanos, y sólo alaben actos infrecuentes de bondad. Cuando este tipo de acciones rutinarias son simplemente esperadas y no recompensadas, es más probable que estén arraigadas en acciones cotidianas”.

Hablando practicamente:

  • Anime a su hijo a ser agradecido sobre una base regular. Esté listo para recibir gratitud por sus extraordinarios actos de bondad y generosidad hacia ellos.
  • Anímelos a expresar su aprecio por los miembros de la familia, maestros u otros que contribuyen a sus vidas.
  • Ser agradecido.

5. ENSEÑE A VER LA GRAN IMAGEN

Un hecho común es que los niños simpatizan y se preocupan por un pequeño círculo de familias y amigos. Esto es algo muy normal, por supuesto, pero el verdadero desafío es enseñar a los niños a empezar a pensar en personas fuera de ese círculo.

Este círculo más grande podría incluir a un nuevo chico en clase, a otras personas que trabajan en su escuela, a una persona que no habla su idioma oa alguien que vive en un país lejano. Los niños necesitan saber cómo sus pensamientos y acciones pueden afectar a una comunidad.

Como muestra el estudio, “es importante que los niños aprendan a acercarse, escuchar atentamente y atender a los que están en su círculo inmediato, y alejarse, teniendo en cuenta el panorama general y teniendo en cuenta la gama de personas con las que interactúan día a día” .

Hablando practicamente:

  • Anime a su hijo a considerar las perspectivas y sentimientos de los demás, especialmente aquellos que pueden ser vulnerables. Déles ideas simples para tomar medidas, como reconfortar a un niño que fue molestado o llegar al nuevo chico en clase.
  • Discuta temas interesantes sobre las dificultades de algunas personas, tales como experiencias diferentes de niños en otros países o comunidades.
  • La infancia es el período de la vida en el cual se forma la mayor parte de nuestra personalidad. Es por eso que usted debe comenzar a prestar atención a su desarrollo de la mejor manera posible, ayudándoles a entender las principales cosas que las convierten en personas enteras.
: : Publicado en Actualidad :: Comentar »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *